Pavlova de café con plátano y dulce de leche

Hola!!!
La receta de hoy es una pavlova de café con plátano y dulce de leche. Las pavlovas me encantan, su textura es tan ligera que las hace ideales como postre. La combinación del café con el plátano ha sido un acierto, y el toque de dulce de leche pues que os voy a contar… También hemos puesto nata montada entre las capas, y el resultado ha sido increíble.
Los ingredientes son:
6 claras de huevo 
300g de azúcar glass
2 cucharadas de harina de maíz (maicena)
1 cucharadita de vainilla 
3 cucharaditas de café

Para la decoración necesitamos:
300 ml. de nata para montar con un 35% de materia grasa
Dulce de leche
2 plátanos
Lo primero que hay que hacer es montar las claras a punto de nieve. Cuando estén listas añadimos la mitad del azúcar.

El resto del azúcar lo mezclamos con la harina de maíz y lo vamos incorporando muy poco a poco una vez que la mezcla anterior esté bien brillante.

Después añadimos la vainilla. Si queréis que vuestra pavlova quede con un color uniforme ahora deberíais añadir el café. En nuestro caso aún no añadimos el café porque queremos darle un toque original a nuestra pavlova.

Como ya tenemos listo el merengue, precalentamos el horno a unos 140º.
Ahora toca hacer las bases. Esto ya como mejor os apañéis. Podéis colocar papel de horno sobre la bandeja y echar el merengue a ojo o podéis cortar círculos de papel con la medida para que todas las capas sean iguales, o marcáis los círculos sobre el papel sin cortarlo….

Con una espátula extendemos el merengue sobre el papel de horno en forma de círculos, podéis dejarlos lisistos o intentar hacer alguna forma para que queden más chulas. Nosotros queríamos darle un toque de color al merengue, sin que quedase uniforme, así que con una cuchara vamos añadiendo el café a cada círculo sin dejar que se integre del todo, así quedará como marmolado, con más tonos por unos lados que por otros.

Los metemos al horno alrededor de 80 minutos, pasado este tiempo apagamos el horno y los dejamos dentro como 15 minutos más. Estos tiempo van a depender del tamaño que hayáis elegido para vuestras pavlovas, las nuestras eran mas bien pequeñas (pero hicimos dos). En cualquier caso sabréis que están listas si conseguís despegarlas del papel sin problemas.

Mientras las dejamos enfriar vamos a preparar la nata montada. Para ello solo hay que batir la nata bien fría con las varillas hasta que monte. Podéis añadir azúcar a vuestro gusto si queréis que esté más dulce.

Con las pavlovas ya bien frías, procedemos a la decoración. Con una espátula o lengua extendemos una capa de nata sobre la primera base. 

Pelamos los plátanos y los cortamos en rodajas. Los vamos colocando sobre la nata.

Colocamos la siguiente base de pavlova, y repetimos el proceso, capa de nata y capa de plátano.

Hacemos el mismo proceso con la tercera capa, esta ya es la última así que tiene que quedar bonita.

Ya con la pavlova montada, añadimos el dulce de leche por encima, eso ya va al gusto…

Este es el resultado final, tiene una pinta increíble. Ya solo falta comérsela. Acordaros que la nata montada necesita conservarse en el frigorífico, así que no tardéis mucho en comérosla, aunque dudo que alguien pueda resistir a comérsela al momento, jajaja.
Gracias por seguirnos y have a sweet day!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>